``` `
Monterrey, Nuevo León (14 noviembre 2011).- El apoderado legal general del Casino Red, Víctor Aldo García Gómez, compareció esta tarde en el Juzgado Segundo de lo Penal de Monterrey para otorgar el perdón a Jonás Larrazabal Bretón, lo que le daría la libertad en las próximas horas al hermano del Alcalde de Monterrey. Jonás Larrazabal Bretón, hermano del Alcalde de Monterrey, es procesado por el delito de chantaje en el Juzgado Segundo desde el pasado 19 de octubre cuando se le ejecutó una orden de aprehensión después de permanecer 48 días arraigado. García Gómez llegó al Juzgado alrededor de las 14:00 horas para manifestar al Juez José Luis Pesina, su voluntad de perdonar a Larrazabal Bretón. Durante la diligencia, el Ministerio Público adscrito, Ramiro Arias, cuestionó a García Gómez si había recibido algún pago por concepto de la reparación del daño, a lo que el abogado respondió que no. En un segundo cuestionamiento de la Fiscalía a García Gómez, quien es el apoderado legal general del casino, fue sobre quién de los socios le pidió que acudiera a otorgar el perdón, a lo que sólo respondió que prefería reservarse, pero el secretario del Juzgado le comentó que debía responder. García Gómez aseguró que todos sin precisar más. Alrededor de las 14:35 horas García Gómez se retiró del Juzgado negándose a responder a cualquier cuestionamiento sobre el motivo del perdón. Con el otorgamiento del perdón el expediente 197-2011 se archiva y ya no podrá haber ninguna reclamación futura ni por reparación del daño ni por castigo. García Gómez es quien presentó la denuncia por chantaje contra Jonás, a quien acusó de exigirle dinero a cambio de dejar operar el casino y le reclamaba alrededor de un millón 500 mil pesos que le habían entregado para dejar operar el centro de apuestas.
perrobionico, 9 years ago
No era para menos después de todo lo que nos hizo reir con sus quesos...
perrobionico, 9 years ago
A lo mejor fue solo un arresto al calor de los acontecimientos.
Strucker, 9 years ago
Me imagino que después le dieron una medalla y luego todos los funcionarios se dispusieron a darle una mamada.