«¡Cariño!, la culpa la tiene el alelo 334». Quizás sea una excusa demasiado rebuscada para justificar una infidelidad

lavozdegalicia.es Un equipo de investigadores determina que los hombres que tienen una o varias variantes de un gen son más propensos a la infidelidad. El Instituto Karolinska de Suecia, uno de los más prestigiosos del mundo, ha constado en un estudio desarrollado en los últimos cinco años que la monogamia depende de los genes. Los hombres son más fieles cuando carecen de una variante del gen, que influye en la actividad del cerebro. Si se prefiere, las relaciones inestables están asociadas a los hombres con una o dos copias de esta variante genética.


Comentar como: