Del piolet que mató a Trotski a los huesos falsos de Cuauhtémoc

Del piolet que mató a Trotski a los huesos falsos de Cuauhtémoc

elpais.com En septiembre de 1949, Eulalia Guzmán, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) descubrió restos humanos en una excavación en el municipio de Ixcateopan, Guerrero. Junto a un fragmento de cráneo, la profesora halló una punta de lanza de metal, cuentas de jade, cristal de roca, anillos de metal y cuentas de amatista. En la tumba, una placa ovalada de cobre nativo tenía grabada una cruz y una inscripción: Rey é S. Coatemo, 1495-1525. La osamenta y el resto de objetos fueron atribuidos a Cuauhtémoc, el último tlacatecuhtli (soberano) mexica.


Comentar como: